Los cambios en la piel de los ancianos - ¿Como cuidar su piel?

Publicado por: Raquel Ruesca En: Noticias Medinox En: jueves, agosto 3, 2017 Comentario: 0 Golpear: 494

La vejez trae consigo trastornos cutáneos hasta en un 60% de los ancianos.

Esto suele considerarse una incidencia normal debido al envejecimiento. Sin embargo, las lesiones cutáneas no deben pasarse por alto.

¿Por qué se producen?

Las enfermedades cutáneas en ancianos suelen ser debidos a un cambio en la piel que puede ser producido por los efectos secundarios de medicamentos o un cambio en la capa externa de la piel, concretamente en sus células debido a la escasez de regeneración de las mismas.

¿Qué efectos tiene en la piel?

A medida que se va envejeciendo hay más riesgo de lesiones en la piel. Esta es cada vez más delgada, frágil y sin una capa protectora de grasa.

También suele haber una pérdida de sensibilidad, siendo menos sensible al tacto, la presión, la vibración o los cambios de temperatura.

La piel puede resecarse o escamarse.

Con un simple agarre o frotamiento la piel puede rasgarse internamente produciendo moratones o acumulaciones de sangre.

En muchos casos también pueden producirse ulcera de decúbito provocadas por una disminución de la actividad, la mala nutrición o enfermedades. Estas llagas suelen observarse principalmente en los antebrazos, pero pueden encontrarse en cualquier otra parte del cuerpo.

La piel de una persona mayor también tarda más en repararse, pudiendo ser hasta 4 veces más lenta, esto contribuye a la generación de ulceras e infecciones. La diabetes, la disminución inmunitaria y otros factores también retrasan la curación.

¿Cómo se cuida la piel de una persona mayor?

Los cuidados básicos son los siguientes:

  • Una higiene diaria correcta con agua tibia, evitando los jabones agresivos con exceso de químicos. Los jabones naturales y de un ph neutro son ideales. Pueden usarse jabones de avena, almendras, aloe vera… que hidraten bien la piel y la cuiden al mismo tiempo. (Recomendado el gel de baño almendras dulces)
  • Secado correcto de la piel, sobre todo en los pliegues cutáneos y arrugas para evitar las maceraciones o las infecciones como la candidiasis.
  • Los baños no deberán ser muy largos, evitando el agua muy caliente.
  • Evitar ropas de lana o poliéster que irriten la piel y no transpiren.
  • Llevar una correcta hidratación de la piel, nutriéndola con aceites o cremas a poder ser lo más naturales posibles y con componentes nutritivos como la almendra, la avena, la aloe vera… Utilizarla después del baño y a lo largo del día si se nota la piel seca. (Recomendada la crema hidratante corporal almendras y el body milk almendras dulces)
  • Evitar el alcohol y el tabaco.
  • Tener cuidado con los medicamentos y la exposición a sustancias químicas ya que la piel de una persona mayor es más sensible a estas.
  • Si el anciano se expone al sol deberá llevar crema solar ya que su piel es más sensible a la radiación ultravioleta.

Cuidados específicos:

Hay enfermedades de la piel que tendrán que tener un especial cuidado como la dermatitis, la piel atopica, prutito (Picor en la piel), herpes zóster, las cuales podemos tratar con jabones y cremas específicos o complementarlos con productos naturales con propiedades antiinflamatorias como la almendra dulce, la lavanda, el árbol de té...

piel del anciano

comentarios

Deje su comentario

Arriba